S.O.S PARA TU CORAZÓN

Municipalidad de La Florida lanzó plan de emergencia cardiovascular con la entrega de 3.500 botones de pánico.


Patricia Marchant (63 años) es hipertensa y hace algunos años tuvo un pre infarto. Vive preocupada por su salud, por lo que ahora se siente más aliviada y tranquila por ser una de las 3.500 vecinas y vecinos que recibirán un botón de pánico que les permite enfrentar una emergencia médica. Este botón activa una alarma, la que es recibida por una central telefónica que da una respuesta inmediata, las 24 horas del día, todos los días de la semana.

Este botón de pánico significa la diferencia entre la vida y la muerte para mí. Yo tengo varias enfermedades así con esto me siento muy segura y protegida. Agradezco a la Municipalidad por siempre acordarse de los adultos mayores”, contó la vecina.

Este beneficio es gratuito e incluye a personas que han sufrido accidentes cardiovasculares, trombosis e infartos previos, y que integran el catastro de personas con patologías cardíacas de la comuna.

La entrega de estos dispositivos la realizó el alcalde Rodolfo Carter junto a Alfredo Bravo, Jefe del Área de Salud de La Florida. El jefe comunal afirmó que “en nuestra comuna hay cientos de vecinos que viven con los ´dedos cruzados’ temiéndole a la muerte. Los primeros minutos de una emergencia cardiovascular son claves, por lo que hemos desarrollado un completo sistema atención de salud rápida, digna y efectiva”. Por su parte, Alfredo Bravo explicó que el programa S.O.S Corazón forma parte de la Red de Protección Comunal, que incluye los servicios municipales “Médico a Domicilio”, las motos de rescate, dos ambulancia de alta complejidad y el teléfono de emergencia 1416.

¿Cuándo apretar el botón de pánico?

– Ante un estado de inconsciencia sin reacción a estímulos externos.

– Frente a un dolor de preso opresivo o sensación de peso en este, acompañado de falta de aire.

– Dolor de pecho irradiado hacia uno o ambos brazos.

– Dolor de pecho irradiado al cuello o mandíbula.

– Dolor en el estómago irradiado al pecho, asociado a vómitos.

– Asimetría facial: un lado caído de la cara.

– Dificultad para hablar o articular las palabras.

– Debilidad en los brazos, sensación de hormigueo.