120 años de La Florida: de Personajes y Patrimonios.

Un 28 de noviembre de 1899 se hace público el Decreto Constitucional que da origen al Municipio de la comuna de La Florida. En estos 120 años, nuestra querida comuna ha sido parte importante en la historia republicana, de la región y del país.

Hombres y mujeres, “floridanos” que hoy suman más de 360 mil habitantes, han contribuido en el desarrollo de una de las comunas más grandes del país.

La Florida, su historia

Vecinos que hoy son transitadas calles y grandes avenidas de la comuna, construcciones emblemáticas, hitos de la historia de nuestro país y tantos relatos que están repartidos por La Florida y que dejaron su huella en estos 120 años.

Personajes Históricos:

Vicente Valdés Bascuñán: Primer alcalde de La Florida, elegido el 4 de marzo de 1900. Reelecto 5 veces.

Carlos Walker Martínez: diplomático y ministro. Miembro del Partido Conservador, vecino de la comuna. Propietario del fundo El Panul, lugar donde se produjo la llamada Matanza de Lo Cañas durante la guerra Civil de 1891.

Victorino Rojas Magallanes: Alcalde en 1940. Donó los terrenos donde funcionó originalmente la municipalidad.

La construcción del Canal San Carlos:

El Canal San Carlos es una gran obra de ingeniería, cuya construcción obligó a superar enormes dificultades. Los estudios y preparativos se demoraron varias décadas y la construcción misma demoró casi treinta años. Desde el río Maipo hasta el Mapocho tiene una extensión de 30 kilómetros y un gran caudal de 30 metros cúbicos de agua por segundo.

La central hidroeléctrica más antigua de Chile.

El 26 de diciembre de 1909 se puso en marcha la Central Hidroeléctrica La Florida ubicada en Tobalaba Oriente 9910, la más antigua obra de ingeniería de su tipo que todavía se encuentra en funcionamiento en el país. 

Es una central del tipo de “pasada” (el agua al descender conducida por grandes tubos desde unos cien metros de altura proporciona la energía para hacer girar las turbinas que generan la electricidad). En la actualidad, la Sociedad del Canal de Maipo, a través de la central Florida, puede producir hasta 24.000 Kw de potencia eléctrica y entrega energía al Sistema Interconectado, con una generación media anual de 120.000.000 de Kwh.

La matanza de Lo Cañas:

En 1891 Chile vivía bajo una Guerra Civil que enlutó gran parte del país. Fue un enfrentamiento entre el gobierno encabezado por José Manuel Balmaceda y sus opositores del Congreso Nacional y el apoyo de la Armada. El presupuesto fiscal y el cierre del Parlamento por parte de Balmaceda gatilló la guerra.

Durante este contexto, un hecho marca la historia de la Guerra Civil en nuestra comuna. La llamada “Matanza de Lo Cañas” consistió en la violenta muerte de treinta jóvenes anti balmacedistas. Estos se habían reunido en un fundo con el objetivo de planear atentados a la vía férrea que impidieran el paso de las tropas de Balmaceda hacia Valparaíso. “Un grupo de jóvenes, tan entusiastas como inexpertos se encargó de la ejecución del proyecto”, relata el historiador Francisco Encina. “Los jóvenes, sin consultar al comité revolucionario que coordinaba las acciones en Santiago resolvió juntar en el fundo Lo Cañas, de propiedad de Carlos Walker Martínez. Una vez reunidos allí, buscarían la mejor manera de apoderarse de los puentes que se les había señalado, si de los datos que recogieran los observadores resultaba que era posible intentarlo con alguna probabilidad de éxito”.

“El número de los complotados, cerca de ochenta, era muy crecido para estos casos, y no podían menos de llamar la atención de la policía, considerando que era un sector casi despoblado”.

“Después de explorar la localidad, resolvieron efectuar la concentración en una pequeña casita de vaquero, rodeada de matorrales, a una legua (4,5 Km) al oriente de la casa principal, en la quebrada de Panul. El administrador del fundo, Carlos Aránguiz, que no había recibido órdenes de Walker Martínez, opuso al principio resistencia y se empeñó en convencerlos de que el lugar estaba mal elegido”. “Pero finalmente lo convencieron. Lo Cañas estaba vigilado por el Gobierno, por ser propiedad del abogado y político Carlos Walker Martínez, máximo cabecilla en Santiago de las fuerzas antibalmacedistas.

Escondidos en El Panul, los jóvenes estuvieron discutiendo lo que tenían que hacer. “Algunos fueron de opinión que convendría seguir adelante y acercarse a los puntos donde debían destruir los puentes (en el río Maipo y en Angostura de Paine). Pero luego prevaleció en todos la opinión de esperar donde estaban y de continuar el viaje al anochecer del día siguiente. Consideraban (equivocadamente) que el lugar era muy seguro y que nadie sospecharía que estaban ahí reunidos”. En realidad, ya habían sido descubiertos y el Gobierno envió un destacamento militar a detener al grupo de conspiradores. Este es el relato de uno de los sobreviviente:

“El vigilante que teníamos en el puente del San Carlos corrió a avisarnos que sentía tropel de caballos. Monto y voy a ver. Divisé un pelotón. Volví a escape; de pasada grité a los compañeros que estaban en la casa que se ocultaran y he venido para acá para avisarles que huyan. Estamos descubiertos. Dispersarnos -dijo uno de los jefes- sería perder todo el trabajo. Se acaba la expedición. Todavía puede ser que te equivoques. No diremos nada a la gente, sino que les daremos la orden de estar listos. De pronto se sienten voces por distintos lados que decían “pie a tierra y entréguense”. El destacamento lo forman 130 hombres encabezados por el comandante Alejo San Martín. Este oficial, de acuerdo a los procedimientos bélicos acostumbrados hizo fusilar inmediato a algunos, y a otros se les perdonó la vida para fueran sometidos a un Consejo de Guerra. Los sobrevivientes ocultos entre los matorrales fueron perseguidos a balazos, pero la mayoría logró escapar. El día 20 se resolvió ejecutar a los ocho acusados, entre ellos el administrador del fundo. Según Francisco Encina, el total de muertos fue de 33.

El tren que unía Plaza Italia con Puente Alto.

Entre fines del siglo 19 y mediados del siglo pasado existió un tren que corría por Vicuña Mackenna entre Plaza Italia y Puente alto. Es el antepasado del Metro actual, con algunas diferencias. Una es que corría por la superficie, sin vías subterráneas ni elevadas como ahora. Otra es que incluía vagones de pasajeros -de primera y segunda clase- y vagones de carga. Éstos viajaban repletos de sacos de trigo o maíz, verdura, frutas, vino, animales vivos y un sinfín de mercaderías y objetos. Era conocido como el Ferrocarril del Llano de Maipo o también como el Ferrocarril de Pirque.

El funcionamiento de ese tren durante unos 70 años fue muy importante para La Florida. Primero funcionó con locomotora a vapor y después como tren eléctrico. 

En una época que la Comuna estaba formada por chacras, fundos y parcelas, alrededor de cada una de las estaciones fueron surgiendo pequeñas agrupaciones de viviendas. La estación Bellavista, en lo que hoy sería el cruce de Walker Martínez con Vicuña Mackenna llegó a ser la estación principal para nuestra comuna, con el mayor movimiento de gente. En esto influía el que estaba justo en el punto medio del trayecto entre Santiago y Puente Alto.

Antiguas construcciones.

Ilustre Municipalidad de La Florida:

En 1939, la Municipalidad se trasladó de su primitiva ubicación (Rojas Magallanes con Avenida La Florida) a la actual sede, ubicada en Avenida Vicuña Mackenna Poniente N° 7210. Primero la Municipalidad arrendó este predio, el que después fue adquirido y pasó a ser la sede oficial del gobierno comunal hasta nuestros días. Conserva el estilo de las casas construidas en el siglo 19, de adobe tendido y rodeada por un hermoso parque. Fue propiedad de Serafín Zamora y está considerada patrimonio arquitectónico. Edad aproximada: 130 años.

Parroquia San Vicente de Paul:

Avenida Walker Martínez N° 1. Inaugurada en 1941, su primer párroco fue el presbítero Emilio Tagle Covarrubias. El diseño conserva el estilo la arquitectura tradicional chilena desarrollada durante el siglo 19. El sitio donde se ubica fue donado por Vicente Valdés Bascuñán, primer alcalde de La Florida.

Casa de la Cultura ex Casa Patronal del Fundo San Rafael:

Serafín Zamora N°6600. Hoy es la Casa de la Cultura de La Florida y sede de la Corporación Municipal de Educación. Perteneció al Fundo San Rafael, que se extendía desde Vicuña Mackenna Oriente hasta las cercanías de avenida La Florida, cuyo primer propietario fue Serafín Zamora. Data aproximadamente de 1870.